El mítico Golden Bridge se viste de cerámica negra